sobre suciedadsucia

poesía, musica, cine... y lo que aparezca...

domingo, 17 de noviembre de 2013

Per-versos Dehesarios (revisited) EPIFANÍAS SOBRE BERNA PÍRIZ


foto: Laura R. Llagostera
por Julián Portillo Barrios
  
 Berna Píriz, Berna Píriz… hoy  me ha tocado hablaros de él. Es domingo por la mañana. Un tímido sol de otoño calienta los cristales del balcón junto al que escribo. De la calle sube un rumor monótono de existencias cercanas, y no puedo dejar de preguntarme, si será posible obviar más de veinte años de amistad ininterrumpida, burlar las barreras de lo subjetivo, escribir sobre Berna sin aludir a los afectos, a los recuerdos de infancia, a las lecturas compartidas al candor de la adolescencia primera. Manuel Pacheco, Miguel Hernández, los del 27’, de cuando en cuando algún novísimo, Pessoa de forma impenitente… y la respuesta, rotundamente, es no.

 Pero claro, yo solito me he metido en este follón sin petición de nadie, y hállome aquí, tratando de salir de él, de la forma en que mi mermada capacidad me lo permita; pues es sabido que para hacer buena prosa hay que quitarse las prisas, y uno no ha aprendido todavía a contener del todo a los hurones que le retuercen los intestinos. A los dovermans de adentro.

 Podría empezar por contarles que la poesía de Berna nace al abrigo del los poetas citados, especialmente de Pacheco, del que ambos tenemos el orgullo y el estigma de ser paisanos, y que después, con los años y los viajes, va engordándose de otros paisajes, de otras lecturas, lejanas a las dehesas y a los simbolismos arquetípicos de nuestra Extremadura, de nuestra Olivenza original.

 En este proceso, el léxico empleado en la poesía de Berna, adquiere un cariz de misticismo, motivado probablemente por su acercamiento a las culturas primitivas mesoamericanas, y a ciertas corrientes teosóficas como la Gnosis o el chamanismo. En esta línea, la temática de sus poemas abarca desde la creación del mundo que recoge “En la oquedad del silencio” -pág. 65- tratado desde cierta óptica astrofísica, que me recuerda en algunos momentos a la poesía científica de David Jou; la ruptura con los conceptos espacio-temporales y los dogmas dimensionales de occidente, en pos de los Principios Herméticos, como reflejan “Dirección a la nada” y “Contemplatio” –págs. 62, 63, y 64-; o la búsqueda incesante de nuevas vías hacia el enriquecimiento interior, hacia una experiencia espiritual que consiga aplacar de alguna forma el nihilismo resultante de la tradición materialista.

 También el sexo adquiere una dimensión considerable en este conjunto de poemas. Pero no el sexo tratado como provocación o exhibición pornográfica, sino desde una perspectiva ritual, como una especie de erótica religiosa al más puro estilo teresiano o sanjuanesco:


“Todas las piedras

inician la humana esencia

Con sus senos de rugosos pezones

Su vagina henchida y suave

¡Piedras! Que brotáis entre paredes

Para convertiros en cuerpos de mujer”1


O:


“Rocas palpitado, clítoris afanosos de sueños…”2


 Pero si hay un poema que aglutine todos los factores mencionados, ese es sin duda el que a continuación les detallaré, para presentarles a este poeta singular, alejado de los círculos y de las pompas literarias, que vive la experiencia de la poesía como una forma de conciliación con el mundo, o como un canal conector para los hallazgos de lo no consciente.

ETERNAL, POEMAS DE LA PLACENTA

Nada guardo si nada me queda

escribir poseo.

A mi alrededor ojos, bocas, piernas

cuerpos a penas cuerpos, finitos, lastrados.

En frente la gran puerta, el templo desenmascarado.

Entre su bajo y la tierra un infinito de luz

revelando un ancho pasillo.

Donde dánzan cuadros, espejos,

corazones de lágrima.

El rumor de un viejo almirez machacando la pimienta

aguarda tras la celosía



¡chas, chas, chas!



La anciana anunciándome a su vientre

gritándome a su vientre.

Desnudo el ángel hacia la luz desnudo,

¡como el rayo veloz!

Desnudo

La anciana gimiendo desde las profundidades

entre el eco desgarrado de la pimienta.



-¡ahhh, ahhh, ahhh!



                        “acércate, acércate, aun en la placenta hay un sitio para ti, acércate,

acércate!

Eres tú al que llamo, acaso ves a otro.

Insectos, árboles, unicornios, ninfas, reptiles alados,

con sus mejores galas esperan.

¿Has de perderte el festín pretérita bacteria?”



El ángel hacia la luz desnudo.

Al abismo abisal descendiendo entre la lava,

explosionando atómica, subatómica, desatómica-mente.



El pasillo asido entre los escalones,

los espejos andando de uno a otro lado,

correteando, sin ver.

Ciegos, sin ser, tal vez muertos, sin intuición, ni aliento.



Lenguas de fuego brotando en las costillas,

derritiendo las lindes de todo cuando me rodea.

Venas, ahora raíces desprendiéndose hacia el subsuelo,

Ultrajando la corteza.

Aún en el fondo del pasillo espera la placenta,

Abierta de piernas,

Desnuda.

El almirez estalla,¡la vieja levita!

 El almirez estalla,¡la vieja levita!

El almirez estalla,¡la vieja levita!



OM OM OM



El ángel hacia la luz desnudo.

El ángel hacia la luz desnudo.

En el pasillo volátiles vórtices descifran soles, galaxias,

constelaciones.

Lámparas revistiendo labios carmín, pupilas.

Rocas palpitando, clítoris afanosos de sueños.



“Acércate, acércate, aun en la placenta hay un sitio para ti, acércate,

¡acércate!

Descompón el laberinto,

Alquimistas de verso y sangre continuaron el viaje,

no desfallezcas, el éxtasis, la gloria, anhelan tu llegada.

No te ahogues, respira, el éxtasis, la gloria.

¡Sí! Todo en mi vientre hallaras,

Sigue viajando,

Posa tu calavera entre los visillos de la pomposa hendidura.

La visión absoluta y demoledora, la fuente inagotable.

¿No tienes sed?

Tú, que vienes del desierto.

Tú que te has arrastrado por un mísero puñado de agua.

Acaso no te muestro el manantial infinito, la sublimación

existencia.

El lirio, la encina, el romero o el cardo nunca quisieron ignorarme.

No pretendieron aniquilar su flor, ni siquiera lo intentaron.



El origen, son preámbulos con todas las artistas.

Ven, posa tu calavera, sin preámbulos, con todas sus aristas.”



Cunas de barro en bamboleo,

macerando el espíritu de todas las células.

Descenso al blanco, escala en el rojo, ascensión al verde,

quietud  en azul.

¡Metamorfosis!

¡oh!,

espesura apareciendo entre bramidos, relincho y baladas córvidas,

¡oh!,

ingravidez material,

orgasmo cósmico, aleteo lírico.

Allá voy vieja,

allá voy.

Sin más remiendos,

ni daga, ni hembra.

Ha embeber en el anciano vientre,

el elixir de la juventud sin límites.

Adentrarme quiero en la oscuridad tan clara de tu esencia.

Descomponerme en ceniza, resurgir a la forma primigenia.

Adoptando la posición exacta en el hueco materno



Al abrigo de la celestial sinfonía,

entonces feto.

Entonces, poema en la placenta.


-----------------------------------------------------------------------------------------------


  1. De “Ante mí” pág. 60.
  2. De “Eternal, poemas de la placenta” pág. 66.

domingo, 3 de noviembre de 2013

Per-versos Dehesarios (revisited) APUNTES SOBRE RAFA MARCHENA

Foto de L. R. Llagostera.
por Julián Portillo Barrios
http://blogs.hoy.es/aullido/

 Puede que Rafa Marchena (Cáceres 1980) resulte un poeta “amable” entre esta caterva de jóvenes sátiros. En su clara apuesta por los poemas breves, en su mayoría construidos a base de versos cortos de arte menor, concede una lectura ágil y vivaz.
 La recurrente utilización de tropos, como la metonimia o la sinécdoque, así como los juegos de palabras, principalmente el calambur, son dos de los artificios más empleados en la poesía de Rafa:

 “Si tú quisieras
[...]
Sería adoquín
donde romper tus botellas
de media noche” 1

“…o me disfrazaría de paso de cebra
para celebrar tus pasos” 2

 También presenta una clara influencia de la poesía visual, que yo he de confesar, no consigo entender demasiado:

“P®o (bl) ema visual
E” 3

 En la temática de los poemas hay una predominancia de lo amoroso, esgrimido de forma discursiva, en un intento por dirigirse con mayor o menor vehemencia a un hipotético (o real) ser amado. No obstante, también se aprecia un gusto por lo macabro, rayano incluso en el humor negro, que concilia a Rafa con el resto de autores de esta antología. Es en estos versos, donde a mi juicio resulta más certero y desgarrador:

“Sería necesario rellenar
una hoja de reclamaciones.
Vaya carne tan mal servida
dura
y con tanta grasa
¡De dónde carajo
han sacado esto!

Dijo un gusano
sepultado
en alguna tumba.” 4

 Sin embargo el poema elegido para figurar completo en este despropósito de presentación, que presumiblemente, como las anteriores, no será leída por casi nadie (si usted está leyendo estas palabra, por favor, deje constancia de su insólita existencia) es algo distinto. Así que sin entrar en análisis alguno, para evitar mayor dilación, les invito a que se dejan llevar por una sugerencia de Rafa Marchena:

UNA SUGERENCIA

Hagamos esta excursión
al fin del mundo.
Recorreremos la muerte
de los fuertes
con la valentía
de los imbéciles.

No tengas miedo
aprendí a sujetar primaveras.

Respira alto
chista a la vida
por fin
podremos
descansar en paz.
-------------------------------------------------------------------------------------
  1. De “Descarga de quereres” pág. 51.
  2. Idem.
  3. De “Problema visual” pág. 55.
  4. De “Notas reubicadas II” pág. 54.
  5. “Una sugerencia” pág. 56.

sábado, 26 de octubre de 2013

Per-versos Dehesarios (revisited) LO QUE SÉ DE JUANSE CHACÓN

Foto: L. R. Llagostera
por Julián Portillo Barrios
http://blogs.hoy.es/aullido/

 Resulta difícil hablar o escribir sobre Juanse Chacón, teniendo en cuenta que además de  ser coautor de este volumen, es también uno de mis amigos más queridos.

 Desde la primera adolescencia hemos ido compartiendo lecturas, sueños, viajes, confidencias. Los libros de mi madre y los de su hermano, la ilusión por vivir de una forma plena e irreverente, un viejo Seat Panda como máxima garantía de confort, atardeceres sin luna en los litorales más sórdidos de la poesía infame…

  Juntos, hemos sucumbido a la vida errática del vago, al romanticismo anacrónico de quienes persiguen las cosas bellas, nos hemos ido metiendo poco a poco en el nicho este de la literatura, y me temo, que una vez dentro, de aquí no se sale ni a ostias.

 Así que sin retorno, sin posibilidad alguna de hacer un interruptus, ya no nos queda otra que sentarnos a ver venir los torpedos del infortunio, o tal vez con suerte –con mucha, muchísima suerte- acertar con ese algo que hace que se fijen en uno, de entre toda esa cantidad de poetas por metro cuadrado que habita en los lugares más insospechados de la cultura.

 Como podrán suponer, los versos de Juanse no me son ajenos. Conocí algunos de los poemas de esta antología cuando aun eran bosquejos, reflexiones compartidas, o pequeños epigramas escritos a vuela pluma en cuadernos indeterminados. Los he visto afilarse, crecer con el tiempo, expandirse o contraerse hasta tomar su forma definitiva. Los he visto brotar de la emoción más pura y vívida del poeta, y tal vez sea por esto, que un análisis formal de los mismos, me resulte tan frívolo como innecesario.

 Sí diré, que si uno de los principales atributos de la poesía de Juanse, es sin duda la ternura que derrama, la gran afección que consigue trasmitir con cada verso - cosa que en seguida podréis notar aquellos que os adentréis en las páginas correspondientes del libro-, no en menor medida, lo es también el componente “mágico” que le otorga. La convicción que se traduce en los versos del autor, de que ésta, la poesía, forma parte de un estadio superior de la existencia, y entregarse a su actividad, suponga una especia de culto a un ente gramatical que lo protegiera frente al dolor inaceptable, frente a la sucesión rutilante de los días:

“No le hace falta el agujón al escorpión

el cuello a la jirafa

la venganza al perro lastimado.

He dicho que no hace falta moverse de aquí

para saber que detrás de la luna

habrá una leyenda inexplicable”. 1


Ó en este otro:


“La poesía, grandiosa alabanza a la vida

 no se deja llevar por fanáticos ciegos de espíritu,

 viene resonando desde siglos atrás

 aunque la callen, mancillen e ignoren.

Persistirá el poeta en su vital periplo

 y ella reaparecerá dónde menos la esperen.” 2

 Es alrededor de estas cuestiones cuando los versos muestran su mayor grado de rotundidad y precisión. El rechazo a la realidad inmediata se hace más brusco y evidente, hasta tornarse casi en desafío, en una amenazante pataleta impúdica:  


“Sobreviví a los ataques de pánico

a los cadáveres peinados con la raya el medio

a las escaleras siniestras del narcotráfico de carne

y aunque ya todo lo cubre el futuro

siempre te despido sabiendo

que puede ser lo último que haga.”3


 Otro de los aspectos de la poesía de Juanse que no escapa a mi atención, es la suave musicalidad que logra en las estrofas, bien mediante la sonoridad de las palabras finales, o bien pareciera que bajo la apariencia del verso libre, se ocultan medidos, versos blancos irregulares.
  
 Pero dejando a un lado los aspectos formales, y para terminar, les confesaré que el poema que yo no me canso de leer y releer, el que a mi más me gusta escucharle de viva voz, porque Juan Sebastián, además, es un gran declamador, es el que ha titulado como “Amelia”. Quizás no sea el mejor, ni el más logrado, pero es el que a mí remueve los adentros, seguramente porque la mistad que le profeso, se antepone con mucho a cualquier criterio objetivo. Disfruten de su lectura, y espero sepan captar, aunque sea una pequeña parte, de la gran emoción con la que fueron concebidos estos versos.

AMELIA4 
Ella miraba todas mis costuras

me levantaba el cuello de la camisa

y en un pañuelo la lágrima empapaba la seda.

Yo jugaba esquinado en la cocina

atento al movimiento de cuerdas del patio

mientras ella cocinaba en su mundo de canciones

y yo ingeniaba diversas piruetas.



En la noche más oscura llegó la tristeza

se le empañaron las gafas

y se despidió a su manera

como se despiden las aves que no van a volver

como el sonido de barcos y trenes

que no llevan recorrido de vuelta.



A partir de ese momento

la casa sin alma

el andar por andar buscando nada

los besos que nunca serán los de mi madre.

Han pasado ocho años y sigo igual de perdido

no me estremece nadie

y quisiera al menos llorar.



Muchos lunes empiezo de nuevo

pero el martes doblo la cabeza

y los miércoles sólo sabe Dios donde me meto.

Juré infinitas veces cambiar

entré en iglesias por su silencio

enfrente de los madres me suicidé

y ahora en este bar estoy pensando

que me tenía que haber ido con ella

donde naufragan todos esos barcos

donde se pierden todos los trenes

y donde quizás los dos

volvamos a aquella cocina.
-------------------------------------------------------------------------------------------
  1. Extracto del poema “Hasta pronto” pág. 44-45
  2. Extracto del poema “Vital periplo” pág.
  3. Extracto del poema “Hasta pronto” pág. 44-45
  4. “Amelia” pág. 37.

sábado, 19 de octubre de 2013

Per-versos Dehesarios (revisited) SOBRE TIEMPO ABSTRACTO



Foto: L. Rodríguez LLogostera
por Julián Portillo Barrios 
  
 Pretender añadir palabras a un mensaje contenido, y por lo tanto delimitado en los versos de un autor, es, a mi juicio, una tarea ingrata y completamente prescindible. Pero si en ocasiones esas palabras, escritas por terceros, sirven como vehículo conductor para llevar a otros hasta estos versos… tal vez mi juicio sea tan irrelevante como mi figura, y más me valiera a veces metérmelo por donde soplan los intestinos.

 El caso es que he estado releyendo a Silvia O. Delgado, que es quien se esconde tras el criptograma de Tiempo Abstracto, y he descubierto en estos versos que ya conocía de antiguo, a una poeta nueva. Tal vez en mi primera lectura me quedé con lo más obvio y quizás también lo más deslumbrante de los textos, que son las metáforas desgarradoras –Guadañas laborales son el péndulo / de los días momificados1- que se encuentran  afiladas y en profusión en todo el conjunto; el clima lóbrego –No entra luz en los cuartos de interior2 o el profundo desengaño patente ante el acto mismo de escribir, que resulta incluso osado en su precocidad, sobre todo teniendo en cuenta que Silva aún cagaba pañales cuando Kurt Cobain se voló la cabeza allá por los primeros 90’. Júzguenlo ustedes mismos

“¡Como no comprender que persigas

 suicidios agusanados

tras cada implosión de tu ego…!”3

Ó por esto otro:

”…repasamos los pespuntes inacabados

de aquellas palabras desgranadas

en las noches de lunas cortantes…


Ya no es posible definir nuestros anhelos” 4

 Después, en la modorra de una lectura más sosegada, van apareciendo los matices, las palabras, los adjetivos cobran un cariz y un sentido más precisos. Se transluce al fondo, como una música distante, el alma velada, el paisaje interior del poeta. De esta forma se evidencian las voluntades, el afán de explorar la infancia a través de los versos en un intento por recuperar la emoción, la pureza perdida –esos manantiales de suspiros / que Peter Pan nos legó5- la saliva, las caricias de los ausentes que danzan por los pasillos de la inconsciencia.       

 En fin, intenten no leerla con la severidad del iniciado, y les aseguro, disfrutarán de unos versos que estoy convencido de que no fueron escritos para ustedes ni para nadie, si no en la más pura intimidad del poeta, en un acto de conciliación consigo mismo.

VERBALIDADES6

Deambular por calles

que inventamos en cada parpadeo

buscando ese bar que te haga

creer que existe un hogar

más intimo que el mundo.



Sentarte y escribir que a ti

también te duele respirar

que se han sofocado tus pies

por tanto sentir entre papeles que siguen

siendo sustentos platónicos para el alma.



Rascar tu esencia cuando la tinta

se emborrona y las palabras luchan

por ser tus sentimientos primeros

mientras el bolígrafo que ya no escribe

se ríe de su propio funeral.



Rogar que llegue esa mosca que te haga

contar hasta mil para olvidar que nuestros

fantasmas se divierten jugando al escondite

entre el tiempo que nos falta

y las palabras que aprendimos a callar.



Partir la gafas, bañar a una vela,

quemar estas páginas y astillar la silla

 con patadas mudas, pueden ser también formas

de buscar a Dios, cuando el cielo

ya nos ha partido las cabezas.
-----------------------------------------------------------------------------------
  1. Del poema “Días” pág. 31.
  2. Del poema “Desvelos” pág. 26.
  3. Del poema “Días” pág. 31.
  4. Del poema “Ya” pág. 29.
  5. Del poema “Días” pág. 31.
  6. “Verbalidades” pág. 27.

sábado, 12 de octubre de 2013

Per-versos Dehesarios (Revisited)


  Como ya he dicho en alguna otra ocasión, no han sido pocos los obstáculos que esta antología ha tenido que superar, para que finalmente, estemos hoy hablando de ella como de una realidad material.
  
 Lo cierto y he de contarlo, es que un amigo, escritor consagrado, declinó nuestro ofrecimiento de prologarla, porque decía - no se si textualmente, ha pasado algún tiempo de esto- algo así como “que ya se habían publicado suficientes antologías sin sentido, y que no veía un nexo literario común entre los autores, a demás de apreciar grandes diferencias de calidad entre unos y otros”, todo ello muy amablemente como es su estilo. Por supuesto, respetamos su opinión y no dejamos de admirar su obra y de valorar su amistad.
  
 He de confesar, que en aquel momento incluso llegué aceptar aquello como cierta verdad, al menos relativa. Pero hoy, tras una revisión del libro, he llegado a la conclusión de que cualquier lectura, por perezosa que ésta sea, sería bastante para evidenciar su error.
  
 A mi juicio existen ricos y dispares elementos comunes, tanto en la temática como en la forma de los textos, que sirven como agentes aglutinadores, inmersos en una especia de viaje de ida y vuelta, haciendo del libro un bloque de conjuntos.   
 Se aprecia un permanente diálogo entre autores, que parecen estar lanzándose interrogantes los unos a los otros, y que no saben contestar, si no con su propia perplejidad y con su miedo. El miedo natural de todo ser humado que despierta en la adolescencia a la “vida consciente”, percibiendo el mundo con terror y asombro.
  
 Uno de esos elementos aglutinadores, tal vez el más evidente, sea el espanto experimentado ante la propia realidad, o mejor dicho, ante el descubrimiento de esa  realidad propia, intima y personal del poeta, que en la mayoría de los casos, resulta zafia e inadmisible. El resto son subterfugios. Diferentes huidas para un mismo fantasma.
   
 De este modo, Lucía de la Fuente, Tiempo Abstracto, o Juanse Chacón, buscan -con diferentes resultados- el amparo anhelado en la infancia, en el candor de la edad temprana, en la inocencia irrecuperable, o en las caricias tibias de los ausentes.

 Otros como Pedro Lautaro o mismamente quien les escribe, se han obstinado en el martirologio de la auto-aniquilación, enfrentándose a esa realidad aciaga, no ya desde uno mismo, si no desde la más rotunda negación de sí. Todo ello, no se asusten, en plano figurado, o… tal vez no, tampoco es cuestión de mentir ahora.

 También emana del poemario cierto halo de misticismo, que alcanzando su máximo grado de expresión en los versos de Berna Píriz, no está ausente en  los de otros poetas, como en los del anteriormente citado P.L, o de forma tal vez menos lograda en los míos propios. Se trata de un misticismo de cariz animista, donde la piedra o el árbol pueden ser erigidos como objetos de poder, poseedores de sustancia sagrada, o al menos, de ciertas cualidades psicomágicas.

 En cuestiones más técnicas de estilo, prefiero no profundizar demasiado, puesto que yo a diferencia de alguno de mis colegas, no soy precisamente un estudioso de la poesía, y a demás, me aburre soberanamente. Sólo diré que en la predominancia del verso libre, detecto por parte de algunos autores un afán de encubrimiento, no se si consciente, del endecasílabo o el alejandrino, utilizando para ello constantemente recursos como el encabalgamiento o el verso quebrado. Aunque en algunos casos bien podría tratarse de un mero descuido del poeta, o de una simple errata de edición. Salvo en los de Rafa Marchena y en alguno de Lucia de la Fuente, no hay resto en la métrica de los poemas del arte menor.  

 En cuanto a la disparidad de calidades entre los autores, a mi me parece que eso es una cuestión puramente subjetiva, pero hoy me complace leer a los que en su día no gozaron del favor de nuestro frustrado prologuista, porque veo que han ganado en profundidad con el tiempo y la distancia. Sin embargo aquellos que fueron o fuimos de su agrado, no podemos evitar releernos ahora con cierto pudor. En fin, enigmas de la poesía.  

 Para no extenderme más, les diré que el objeto de mis divagaciones -más allá de contradecir a nuestro amigo el consagrado escritor- es introducirles de forma breve a cada uno de los autores que han participado en esta antología, a través de uno de de sus poemas, el que a mí más me guste, por supuesto, y hacerles de alguna forma partícipes de este hermoso proyecto, que se ha concretado bajo el título no poco sinuoso de “Per-versos Dehesarios”.

 Próximamente, por orden de aparición en el libro, les iré presentando a los autores y a sus versos. Hasta entonces salud y rebeldía.
  Julián Portillo Barrios

jueves, 5 de septiembre de 2013

CARTA ABIERTA A LOS MIEMBROS DEL ATENEO ANDALUZ DE DOS HERMANAS


  Señor Presidente, miembros de la Junta Directiva, compañeros – o debería decir ex-compañeros-:

 Me dirijo a ustedes de esta forma para remitirles mis impresiones, después de este curso 2012/13 en el que les he estado prestando mis servicios cubriendo el puesto de administrativo, aunque eso, además, supusiese muchas otras tareas veladas, como por ejemplo la de hacer la limpieza en todo el centro, atender al publico, la reprografía, encargarse del mercado de artesanías, diseñar la cartelería de diferentes actividades, o incluso gestionar y programar las mismas, además de un largo etcétera al que no quiero referirme, al menos de momento, todo ello por el módico precio de 400 €/mes. Como les iba diciendo, me dirijo ustedes de esta forma, pues como saben, mi petición de hablar ante la Junta Directiva ha sido rechazada, porque en palabras literales de su Vicepresidente Fran Domínguez soy “un trabajador al que se le paga por hacer un trabajo y punto”, lo que me exime de facto de cualquier intento de expresar mi situación ante los miembros de la misma.

 En primer lugar recordarle a su señor vicepresidente, que los trabajadores, además de cumplir con sus exigencias laborales y obligaciones, que son desempeñar unas tareas determinadas en un horario concreto –cosa que ustedes tampoco parecen tener muy clara, pues durante este curso pasado tanto mis funciones como mi horario eran diversos y aleatorios- también tienen unos derechos establecidos por la ley, como son la expedición  de un contrato, el alta en la seguridad social, que garantice una cobertura sanitaria en caso de accidente laboral y una cotización que se traduzca en una futura prestación para la jubilación, o en caso de desempleo. Aunque de esto puede asesorarles mucho mejor que yo el Sindicato Andaluz de Trabajadores, al que por cierto, acogen en sus instalaciones y del que el mentado vicepresidente es miembro activo.

 Ni que decir tiene que a mi, y según me consta, a los trabajadores que venían cubriendo el puesto en periodos anteriores, estos derechos nos han sido negados.

 Ustedes que se jactan de ser una organización progresista, de izquierdas, en busca de vías para desarrollar una sociedad más justa e igualitaria, sin duda, no están a la altura de sus reivindicaciones, pues han demostrado a la primera de cambio que su discurso se queda en eso, en discurso, en  mera palabrería, en retórica barata de politicucho, como esa a la que nos tienen acostumbrados los que ocupan alternamente las poltronas del poder en este desdichado país al que llaman España. Esa perorata que ustedes tanto se empecinan en criticar. Y yo me pregunto ¿con que autoridad moral? ¿Con que autoridad moral van a rajar ahora ustedes -mientras se toman el café- de quienes nos malgobiernan, de quienes nos explotan, de quienes nos oprimen, de quienes violan y quebrantan nuestros derechos más fundamentales? Aunque me temo que a estas alturas, hablarle a ustedes de autoridad moral suponga poco menos que hablar de Diderot a una avestruz.

 Sospecho que ahora, tan demócratas algunos de ustedes, tratarán por todos los medios de censurar y desacreditar con las acusaciones más peregrinas, mis opiniones, como han hecho en ocasiones anteriores con quienes han intentado quejarse a cerca de sus actividades o de su gestión, o lo que es peor, tratarán de desacreditar a mi persona. Que le vamos ha hacer, más cabezas rodaron con Stalin. Pero sin duda, y por encima de otras cuestiones no menos baladíes, lo que más me molesta de todo, o porqué no decirlo, lo que más me jode, es que se van a beneficiar ustedes, como los grandes empresarios de las multinacionales, como los tiranos de los grandes grupos empresariales, como los latifundistas que emplean en precario, de que iniciar un pleito judicial con la nueva ley de tasas, es costoso e incluso prohibitivo para un ciudadano corriente, con todo lo que conlleva en abogados laboralistas, comisiones sindicales, las susodichas tasas y tal. Además bastante tenemos los que hemos sido ninguneados por ustedes con afrontar las ya cuantiosas dificultades de la supervivencia en estos tiempos aciagos, sin siquiera una mísera prestación por desempleo.  

 No quiero despedirme en cambio, sin mencionar a Voltaire, a Rousseau, a Motesquieu, a todos los que iniciaron el ateneismo allá por tiempos de la ilustración francesa, o a los más cercanos en el tiempo y el espacio Mario Méndez Bejarano, Antonio Albedín – el georgista- o su tan mentado Blas Infante, padres todos del andalucismo culturalista, gentes que mantenían la creencia de que una sociedad formada deriva en una sociedad mejor, más justa, más solidaria, personas implicadas en los movimientos intelectuales de su época, submersos en la cultura – muy al contrario que ustedes, a excepción quizás de su presidente y de algún otro eventual, que para colmo, ni siquiera tienen la osadía de asomarse a las charlas y tertulias que acogen en su centro, porque verdaderamente no les interesan. Porque no les importa nada de esto. ¿Para qué hablar de educación entonces? ¿Para qué, para quienes las tertulias literarias, los cineforums, los debates sociales? Para quién toda esta farsa o para qué… Debe ser triste para estos citados prohombres de los Ateneos tener que contemplar desde la tumba tan bochornoso espectáculo. 

 Sin ánimo de extenderme más, y lamentando que haya tenido que ser de esta forma y no de otra - de forma personal y cara a cara, es como a mí me hubiese gustado poder expresar todo esto que adscribo- se despide de ustedes hasta la vista:

 Julián Portillo Barrios, ex trabajador del Ateneo Andaluz de Dos Hermanas.